Descargar musica de c-kan entonces

En la primera entrega de la saga Civilization, donde descargar musica de c-kan entonces naciones competían por hacerse con el control del planeta, aparecían representados diversos personajes históricos que las lideraban durante la partida. El jugador debía dirigir su propia civilización y relacionarse con los demás líderes mundiales mediante la diplomacia, el comercio y, si no había más remedio, la guerra. Cada líder tenía su propia personalidad.

Y el programa intentaba subsanar el error por su cuenta, convirtiendo automáticamente el incómodo -1 en un número positivo. Mientras escribo estas líneas está a punto de aparecer Civilization VI, sexta entrega de la famosa saga. Esto, dentro de los juegos llamados de gran estrategia, es como si los Beatles se reuniesen para sacar un nuevo disco. La saga Civilization, la que recomiendo siempre a quien dice aborrecer los videojuegos, fue iniciada por el canadiense Sid Meier, que tomó la idea de antiguos juegos de tablero y de cartas, convirtiéndose en una gran estrella dentro del mundo de la informática. Podemos empezar creando mapas aleatorios hechos a nuestro gusto: más o menos fríos, más o menos rocosos, con muchos o pocos continentes, etc. Comenzamos a explorarlo con ayuda de unos colonos y un guerrero armado con una cachiporra, hasta decidir dónde fundar la primera ciudad, que será capital de nuestro futuro imperio y a la que uno puede bautizar con nombres épicos: Alejandría, Benidorm, Gorgot City. Más bien al contrario, son juegos que se suelen basar en el concepto de balance.

Por ejemplo, un imperio no puede extender su territorio con mucha rapidez sin sufrir incómodas consecuencias, empezando por las dificultades monetarias que provocan los gastos acumulados y una administración todavía no muy desarrollada en territorios periféricos. Sé que hay gente que nunca se ha acercado a esta saga u otras similares porque piensa que los videojuegos no contienen más que acción y tiros. Pero no todo en la vida es el GTA y apalear prostitutas, atropellar gente o tirotear peatones. Tampoco, como en la descorazonadora saga Los Sims, estar llevando los personajes a limpiar el retrete cada dos por tres. Que los neófitos tendrán que emplear un esfuerzo inicial para familiarizarse con los diferentes elementos del juego. Pero una vez los conocen, es un tipo de juego que no requiere mucho tiempo.

Se puede jugar diez minutos hoy, diez minutos mañana o la semana que viene, simplemente para desconectar. Como son juegos basados en turnos, no hay ninguna prisa por avanzar, y cada cual hace las cosas a su ritmo. Y cuando los conozcan, ya pueden dar el paso siguiente y, por ejemplo, empezar a quebrarse la cabeza con los juegos de estrategia de la casa Paradox. Oh, vaya, el Mahatma se ha vuelto a quedar sin tabaco. Tan sofisticadas, que incluso alguien habituado a los videojuegos de estrategia puede desanimarse la primera vez que lo intenta con alguna.